Agencias de inteligencia y servicios de seguridad de Canadá, Estados Unidos y Reino Unido sostienen que Rusia intentó hackear farmacéuticas y centros de investigación.

En medio de la búsqueda mundial de una vacuna contra la pandemia de coronavirus, Canadá, Reino Unido y Estados Unidos señalaron que hackers rusos intentaron ingresar a los sistemas informáticos de farmacéuticas y centros de investigación para obtener información. Desde el gobierno de Rusia niegan tener responsabilidad en el caso.

Según indicaron los servicios de inteligencia de los tres países afectados en un informe, los hackers utilizaron fallas de software para acceder a los sistemas vulnerables con un programa maligno llamado WellMess y WellMail.

Para iniciar sesión de los usuarios de las compañías se basaban en mails de phishing y Spear Phishing , ambos métodos diseñados para engañar al usuario y que este entregue su información personal.

Los denunciantes son el Centro de Ciberseguridad Nacional (NCSC) de Reino Unido, el Establecimiento Canadiense de Seguridad de la Comunicación (CSE), la Agencia de Seguridad de Infraestructura de Seguridad Cibernética del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El ataque fue atribuido a un grupo de hackers llamado APT29, también conocido como Los Duques o Cosy Bear.

La NCSC del Reino Unido sostuvo que tiene “más del 95% de certeza” de que se trate de piratas informáticos rusos.

"A lo largo de 2020, APT29 se ha dirigido a varias organizaciones involucradas en el desarrollo de la vacuna contra el covid-19 en Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, muy probablemente con la intención de robar información y propiedad intelectual relacionada con el desarrollo y las pruebas de las vacunas", indica el informe según BBC.

Desde Estados Unidos, la directora de seguridad cibernética de la NSA, Anne Neuberger, indicó que “la Agencia de Seguridad Nacional, junto con nuestros socios, se mantiene firme en su compromiso de proteger la seguridad nacional mediante la emisión colectiva de este aviso crítico de seguridad cibernética a medida que los actores extranjeros continúan aprovechando la pandemia de covid-19”.

En tanto, Rusia no admite responsabilidad en el caso. "No tenemos información sobre quién ha pirateado las compañías farmacéuticas y los centros de investigación en Reino Unido. Podemos decir una cosa: Rusia no tiene nada que ver con estos intentos", sostuvo el portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov, según la agencia de noticias Tass.