Cada 31 de marzo se conmemora esta fecha con el objetivo de concientizar y sensibilizar a las sociedades respecto a la enfermedad.

Desde el, la Dirección de Enfermedades Crónicas No Transmisibles el doctor Daniel Toti, quien además es referente, en La Roja, del Instituto Nacional del Cáncer, explicó que el Cáncer Colorectal en una enfermedad por la que células anormales en el colon o el recto se dividen sin control y, a la larga, forman un tumor maligno.

Explicó que el colon y el recto son partes del aparato digestivo del cuerpo, que absorbe los nutrientes de los alimentos y el agua, y almacena los residuos sólidos hasta que se eliminan del cuerpo.

El especialista manifestó que "en Argentina alrededor de 20 personas mueren por cáncer de colon y recto por día, a pesar de que se trata de uno de los tumores más prevenibles ya que se origina de una lesión precursora, el pólipo adenomatoso, el cual es detectable y resecable mediante la colonoscopia".

Tras ser consultado sobre los síntomas el médico comentó que el cáncer colorrectal tiene una larga evolución y sus síntomas pueden variar dependiendo de la localización del tumor en el intestino grueso. Dijo que "las molestias más frecuentes aparecen en la fase avanzada de la enfermedad" . Sin embargo, recomienda acudir al médico en cuanto aparezcan molestias para facilitar que el diagnóstico se realice de forma adecuada y oportuna, "porque cuando se detecta a tiempo, la posibilidad de curación supera el 90%.

Respecto a los síntomas más frecuentes, se producen: cambios en el ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento), sangre en las heces, dolor o molestia abdominal, pérdida de peso sin causa aparente, pérdida de apetito y cansancio constante.

El cáncer colorrectal se puede Prevenir

La Dirección Enfermedades Crónicas No Transmisibles del Ministerio de Salud, adhiere a las recomendaciones del Instituto Nacional del Cáncer y comparte las siguientes recomendaciones para la prevención y detección de esta enfermedad.

Respecto a la prevención del CCR, las personas deben mejor sus hábitos, cuidar su peso, realizar actividad física, consumir más fibras, lácteos y evitar el consumo de carnes y grasas de origen animal, disminuir el consumo de alcohol y evitar el consumo de tabaco.

Recomendaciones para conocer tu riesgo

Si tus padres, hermanos o hijos tuvieron pólipos o cáncer colorrectal y si tenés una enfermedad inflamatoria intestinal, debes realizar una consulta médica.

Mientras que, si transitas entre los 50 y 75 años y no tenés antecedentes personales o familiares, es importante el test de sangre oculta en materia fecal o una colonoscopía según recomendación médica.

En caso de resultado positivo del test, es muy importante realizarse una colonoscopia porque permite la detección y extirpación de las lesiones precursoras del CCR o la detección del cáncer.