La vacuna de Pfizer y BioNTech serán aplicadas desde la próxima semana a los principales grupos de riesgo. Rusia apunta también a una vacunación masiva.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció el miércoles que su país se convierte en el primero en el mundo en aprobar la vacuna de Pfizer y BioNTech, un paso “histórico” en la lucha contra el coronavirus, que sigue batiendo récords de contagio en Europa y Estados Unidos.

“Es la protección de las vacunas lo que finalmente nos devolverá a nuestras vidas y hará que la economía se mueva de nuevo”, escribió el político en su cuenta de Twitter.

Según el Gobierno británico, el tan esperado fármaco cumple con “estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia” y estará disponible desde la próxima semana en al menos unos 50 hospitales del país, que funcionarán como centros de distribución.

Este proceso de inmunización se realizará siguiendo un orden de prioridad en el que primero están estipulados los residentes y trabajadores de centros geriátricos, así como el personal médico.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) británica aseguró que pese a la rapidez de su aprobación, esta se hizo respetando todos los protocolos y sin precipitación.

La luz verde del regulador británico es un “momento histórico”, según el presidente del laboratorio estadounidense Pfizer, Albert Bourla, que desarrolla este proyecto con el alemán BioNTech.

Vacuna rusa

Por su parte, el presidente ruso Vladímir Putin, quien hace tiempo atrás sorprendió al mundo al anunciar la aprobación de la vacuna creada por científicos de su país llamada la Sputnik V, y que aún no ha superado la tercera fase, ordenó una campaña de inmunización “a gran escala”, donde los médicos y maestros serán los primeros en ser inoculados con la fórmula.

El líder ruso dijo que se producirán más de 2 millones de dosis de Sputnik V en los próximos días.

“Esto nos da la oportunidad de comenzar con la vacunación, sino masiva, sí a gran escala, y por supuesto, como acordamos, en primer lugar los dos grupos de riesgo: médicos y maestros”, dijo Putin.

Las inyecciones serán voluntarias y gratuitas, según Tatyana Golikova, la vice primera ministra designada por Putin para organizar esta masiva convocatoria que comenzará también la próxima semana.

La revista médica The Lancet informó que la vacuna rusa tenía un “buen perfil de seguridad”.