Bautista Quintriqueo se ahorcó con un cable en el nosocomio donde estaba internado y fue trasladado a un hospital de alta complejidad de San Martín de los Andes.
 
 
Bautista Quintriqueo, el femicida de Guadalupe Curual, se encuentra internado en grave estado tras intentar suicidarse por segunda vez luego del brutal crimen que cometió el martes a la noche en la ciudad neuquina de Villa La Angostura.
 
Quintriqueo fue trasladado de urgencia a un hospital de alta complejidad en San Martín de los Andes luego de intentar quitarse la vida por segunda vez. En esta ocasión, el acusado intentó ahorcarse con el cable de una de las máquinas de la sala donde estaba internado en un hospital de Villa La Angostura.
 
El brutal femicidio de Guadalupe se produjo el martes a la noche, cerca de las 22, cuando Quintriqueo la persiguió por la avenida principal de la ciudad neuquina y la mató a puñaladas en pleno centro.
 
Tras el asesinato, Quintriqueo intentó quitarse la vida degollándose, pero efectivos lograron impedirlo y se lo llevaron detenido. Anoche un grupo de mujeres se reunió para reclamar justicia por Guadalupe y una ambulancia debió trasladar al acusado en medio de un operativo de distracción para evitar un linchamiento.
 
Finalmente, el femicida fue trasladado al hospital Ramón Carrillo de San Martín de los Andes, donde quedó internado en estado crítico, intubado y con custodia.
 
 
El femicidio de Guadalupe
 
Guadalupe tenía 21 años y era madre de una nena de un año. Dos días antes del crimen, su expareja la había amenazado a través de una serie de mensajes de WhatsApp.
 
El agresor tenía una restricción de acercamiento, ya que Guadalupe lo había denunciado por violencia de género en tres oportunidades. Sin embargo, el martes la interceptó en la calle cuando paseaba con su nuevo novio, la corrió y la asesinó de una puñalada en el pecho. Quintriqueo fue detenido por turistas que lo persiguieron unos metros tras concretar el femicidio y lo atraparon cuando intentaba degollarse.
 
El fiscal jefe de la zona, Fernando Rubio, aseguró que el agresor mantenía "algunas discusiones (con ella) por su hija en común y porque estaba en otra relación de pareja".
 
El caso es investigado por el fiscal Adrián de Lillo, quien ya secuestró el cuchillo que empleó el agresor y obtuvo filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona.