Las precipitaciones regresaron el miércoles por la noche a Córdoba, luego de 5 meses, y contribuyeron a extinguir todos los focos de incendio forestales que se encontraban activos en las zonas serranas.

Las lluvias regresaron anoche a Córdoba luego de cinco meses y se extinguieron todos los focos de incendios forestales que se encontraban activos en las zonas serranas del valle de Punilla, se informó oficialmente. Los bomberos trabajaron activamente en las últimas horas y durante los últimos 21 días.

En la tarde de ayer había comenzado a gestarse una fuerte tormenta eléctrica en la zona noroeste del valle de Punilla, con la caída de cuatro rayos en el cordón serrano de Capilla del Monte, lo que ocasionó varios focos de incendios en la seca vegetación, que se extendieron hacia los alrededores.

Si bien las precipitaciones no fueron abundantes, la caída de agua trajo alivio a toda la provincia, en una de las mayores sequías.


"La cantidad de lluvia que está cayendo desde anoche es suficiente para extinguir totalmente los focos activos y calientes", dijo hoy el director de Defensa Civil de la provincia, Diego Concha.

El funcionario añadió que se realizarán recorridos por las distintas regiones para constatar y asegurar que todos los incendios estén contenidos y extinguidos.

Durante la mañana se registraron precipitaciones en los valles de Punilla, Calamuchita, Paravachasca, en los límites de Traslasierra, norte provincial y en localidades de varios departamentos. También en la Capital cordobesa.



De acuerdo a los datos preliminares oficiales, alrededor de 300.000 hectáreas de pastizales y montes nativos fueron alcanzadas por los incendios que desde junio se registraban en la provincia de Córdoba.

“Por suerte empezó a llover en toda la región y podemos decir que esos focos están contenidos hasta que con las primeras luces del día una dotación llegue hasta los sitios afectados y podamos confirmar la extinción”, explicó hoy el Dir. Gral. de Defensa Civil, Diego Concha.