La decisión fue adoptada por la Sala I de la Cámara Federal. El juez Bonadio fijó una fianza de 60 millones de pesos para cada uno. Seguir leyendo...

La Sala I de la Cámara Federal ordenó excarcelar a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa en dos causas ligadas a los cuadernos de la corrupción. El juez de primera instancia, Claudio Bonadio, fijó una fianza de 60 millones de pesos para cada uno que deberá ser pagada para que la decisión se haga efectiva.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que los jueces de la Sala I de la Cámara, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, se basaron en la postura del fiscal Carlos Stornelli de avalar las libertades porque la causa no tiene riesgos procesales.

Bonadio fijó una fianza de 60 millones de pesos (un millón de dólares), que deberán pagar ambos para recuperar la libertad. Sin embargo, todavía podría haber un obstáculo para que esto se concrete. El magistrado rechazó esta semana una exención de prisión –pedido para estar en libertad mientras se investiga el caso– en otro expediente en el que se podría activar una nueva prisión preventiva.

López y De Sousa estaban presos en dos causas. La de “Oil Combustibles”, en la que ya fueron liberados por el tribunal oral que está haciendo el juicio, y en dos tramos de la causa cuadernos: una por lavado de dinero por departamentos en el edificio de Cristina Kirchner en Juncal y Uruguay y otra por la cartelización de la obra pública.

En ese expediente hoy fueron liberados. “No vislumbrándose por el momento elementos que permitan suponer un comportamiento obstructivo que, en adelante, pongan en riesgo el avance de la investigación, ni presumir que, de recuperar el imputado su libertad, podría intentar eludir la acción de la justicia, el señor Fiscal no se opuso a que se conceda el beneficio peticionado”, señalaron los camaristas.

Explicaron que el fiscal avaló las libertades. Stornelli señaló que las causas de cuadernos ya tienen toda la prueba recolectada, por lo que no hay riesgo de entorpecimiento. También que los procesamientos de López y De Sousa no están firmes.

“Como especialmente hemos señalado en anteriores pronunciamientos, resulta de relevancia a los efectos de la presente incidencia que, la propia parte acusadora, que tiene a su cargo –entre otras cuestiones- la función de instar la acción penal y velar por la concreción del derecho, entienda que no resulta necesario mantener la cautela personal del imputado”, sostuvieron los camaristas sobre la postura de Stornelli.

Para recuperar la libertad, la Cámara les impuso reglas de conducta a López y De Sousa: la obligación de presentarse periódicamente ante el Tribunal, no ausentarse sin previo aviso de su domicilio por más de 48 horas, la retención de su pasaporte y librar orden expresa de prohibición de salir del país.

Los camaristas también fijaron pautas para la fianza. Le dijeron a Bonadio que el monto de dinero “revista razonabilidad suficiente, de manera tal que no torne ilusoria la libertad del imputado”. Es porque López y De Sousa tienen sus bienes embargados en las causas que tienen.

“En el presente caso, se recomienda al juez de primera instancia tener en cuenta el concreto marco fáctico imputado, en el cual los bienes involucrados se hallan debidamente cautelados anulando ello, de momento, la existencia de un concreto riesgo que haga peligrar la posible recuperación de activos”, resaltaron.

López y De Sousa fueron detenidos en diciembre de 2017 por orden del juez Julián Ercolini en la causa “Oil Combustibles”. En marzo siguiente fueron liberados por la Cámara Federal pero un mes después fueron apresados nuevamente por orden de la Cámara Federal de Casación Penal. Desde entonces están detenidos en la cárcel de Ezeiza.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios