El indicador de JP Morgan retrocedió a 657 puntos, la medición más baja desde el 16 de noviembre pasado. Mas detalles aqui...

Después del colapso de las variables financieras a lo largo de todo 2018, el mes de enero trajo una incipiente recuperación para la Argentina, expresada en las mejores valuaciones para las acciones y los bonos, el fortalecimiento del peso y un contundente retroceso para el Riesgo País.

Así es que en el último mes el indicador de JP Morgan, que calcula la sobretasa que pagan las emisiones de economías emergentes respecto de los bonos del Tesoro norteamericano, descendió 180 puntos básicos o 21,5% para la Argentina, 657 unidades.

El Riesgo País argentino había alcanzado el pasado 27 de diciembre los 837 puntos básicos, un máximo desde octubre de 2014.

Un informe de Research for Traders resalta las ganancias de precio de los bonos soberanos nominados en dólares que operan en el exterior, "en un contexto global más calmo, más allá de las preocupaciones sobre el crecimiento global y las tensiones comerciales entre China y EEUU".

La tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años se ubica en 2,71% anual (271 puntos básicos). Por lo tanto, si la Argentina colocara deuda de la misma duration, debería pagar más de 9% anual en dólares, un rendimiento aún muy alto e imposible de asumir para el erario público.

Es decir que la reciente mejora desanda parte el camino de deterioro de valor de los activos argentinos después de un recesivo 2018, en el que el peso argentino se devaluó más de 50%, pero al que le falta recorrido para equiparar los rendimientos de los bonos nacionales con los similares de la región. Basta recordar que hace un año el Riesgo País argentino era de unos 463 puntos básicos, frente a un Treasurie que pagaba 2,6% anual.

Para Brasil, por ejemplo, JP Morgan calcula hoy un Riesgo País de tan solo 249 puntos básicos.

Santiago Abdala, director de Porfolio Personal Inversiones, apuntó que "un escenario externo más tranquilo -o al menos, no tan sesgado al miedo de una recesión cerca o una desaceleración importante en el crecimiento- y buenas señales desde lo interno, permitieron nuevamente la búsqueda de oportunidades y los activos argentinos, desde nuestra visión sobrecastigados, vuelven a ser opción".

"Aún los retornos de los títulos argentinos siguen siendo atractivos para muchos inversores en comparación con otros países de la región y emergentes, dado que todavía se encuentran en valores elevados a pesar de la compresión que tuvieron a partir de comienzo de año", explicaron desde Research for Traders.

Las mejor valuación para los títulos públicos argentinos en el mercado secundario es la otra cara de la caída del Riesgo País, pues la rentabilidad evoluciona en forma inversa a los precios. Después de haber alcanzado tasas de 15% anual en dólares un mes atrás, las emisiones con legislación argentina y vencimiento posterior a 2020 (cuando vence el acuerdo stand by con el FMI– cedieron a 11,5% para el Bonar 2025; a 11,5% para el Discount 2033, y a 10,6% para el Bonar 2037.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios