El Presidente lo decidió el viernes, antes de que viajara a Cuba el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Mas detalles aqui...

 


Mauricio Macri trabajó el fin de semana en el anuncio-reclamo de este lunes por las tarifas. Convencido de la necesidad de compartir el costo político, el viernes había decidido grabar un mensaje, aun cuando en su equipo hubo quienes le aconsejaron que esperara, para "cuidar" la negociación con el peronismo en el Senado.

En general más duro que sus asesores, el Presidente dejó ver su faceta más pura. Y señaló directamente a Cristina Kirchner como "impulsora" del proyecto de tarifas. No le hace falta recurrir a las encuestas a Macri para saber que confrontar con el fantasma de la ex mandataria le resuelve problemas. Casualidad o no, el formato elegido resultó parecido a una cadena nacional.

Más allá de los dardos a Cristina, por lo bajo en el Gobierno también apuntan a Sergio Massa como el ideólogo de la iniciativa y el responsable de la postura intransigente del jefe del bloque Justicialista, Miguel Pichetto. "Claramente tiene un acuerdo con Sergio y está cumpliendo sus órdenes. No lo decimos nosotros, lo creen los propios gobernadores", indican en Casa Rosada, en alusión a los chispazos que trascendieron días atrás, entre algunos mandatarios -liderados por el salteño Juan Manuel Urtubey- y el legislador rionegrino.

"Las leyes mágicas que algunos proponen para bajar las tarifas a los valores del año pasado, claro que suenan bien, pero, ¿de dónde sale el dinero para poder taparlo?", cuestionó el jefe de Estado. Hay quienes sostienen que esta pregunta tuvo como blanco al líder del Frente Renovador. Crítica similar a la que le hicieron en el debate por Ganancias.

Por ahora, sin embargo, no habrá reproches públicos y, mucho menos, descalificaciones como en el pasado, cuando se acusaba de "ventajita" al ex diputado. "Tengo pendiente una charla con Sergio Massa, seguramente charlaremos con él", adelantó, días atrás en diálogo con A24, el jefe de Gabinete Marcos Peña. La idea del Gobierno de tender un puente y recomponer relaciones con el tigrense se explica sólo de una manera: "Su poder de daño está intacto", admiten en Balcarce 50. "No pretendemos que haga oficialismo, pero al menos que no nos empantane con estos proyectos que son imposibles de aplicar", aseguran.

El asunto es que Massa, como ya le confió a los suyos, no va a aceptar ninguna convocatoria que no implique que sus iniciativas sean contempladas seriamente. "Quédense tranquilos que voy a ir sólo si me prometen que se va dar impulso a nuestras propuestas. Ya aprendí de mis errores: lo de 2016 no me vuelve a pasar", serenó a los más inquietos, según pudo reconstruir Clarín.

Por ahora, ni el ministro del Interior Rogelio Frigerio, ni el titular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, las flamantes incorporaciones a la mesa de decisiones del Presidente, pudieron ablandarlo.

Por último, tras repasar un informe que le acercó el ministro de Energía Juan José Aranguren, donde advirtió que el consumo energético creció en 22 provincias, el mensaje de Macri también estuvo dirigido a los gobernadores. A varios de ellos los verá el jueves y el viernes, horas después de que el Senado trate el proyecto, en reuniones de Gabinete "bilaterales" que encabezará el jefe de Gabinete en el Norte argentino. Uno de ellos será el santiagueño Gerardo Zamora, a quien le responden los tres senadores de su provincia. En él, en los senadores referenciados en Urtubey (su hermano Rodolfo y el catamarqueño Dalmacio Mera) y en algunos senadores sueltos (el neuquino Guillermo Pereyra y el jujeño Guillermo Snopek, quien pasó por Rosada la semana pasada) se centran las últimas esperanzas para bloquear el proyecto.

Comentarios (2)

Añadir comentarios