El partido que se suspendió por las intensas lluvias, se completará el miércoles anterior a la última fecha. Lo más probable es que se juegue en el estadio Ciudad de La Plata y con ambas parcialidades.

El partido que Gimnasia y Boca, líder de la Superliga, debían jugar en la mañana del domingo  en el estadio del Bosque platense fue suspendido por el árbitro Facundo Tello debido a la acumulación de agua en el campo de juego tras la intensa lluvia caída en la capital bonaerense y sus alrededores.

La fecha para su reprogramación será el miércoles 9 de mayo, según confirmó en la noche del domingo el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio “Chiqui” Tapia.

Asimismo, el encuentro casi seguro se mudará al estadio Ciudad de La Plata para albergar público de los dos equipos, de acuerdo a lo admitido por el titular de la Agencia de Prevención contra la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones.

Tello comunicó su decisión sobre el campo de juego a media hora de la hora de inicio pactada y después de recorrerlo por tercera vez. Previamente, había tenido en el vestuario una reunión con los capitanes de cada club, Fabián Rinaudo y Santiago Vergini, y los dirigentes Gabriel Pellegrino (presidente de Gimnasia) y Cristian Gribaudo (secretario general de Boca).

Allí escuchó diferentes posturas: el local quería jugarlo por haber asumido el costo del operativo policial (700.000 pesos) y por entender que el campo pesado podía favorecerlo para enfrentar al líder del torneo, mientras que la visita planteó la suspensión desde temprano para no arriesgar el físico de sus jugadores a tres días de jugar una final por la clasificación a la fase final de la Copa Libertadores.

Tello salió por primera vez a la cancha a las 9.30 y aseguró que el campo de juego “estaba en condiciones”, lo que reafirmó media hora más tarde tras la segunda recorrida con sus colaboradores. Pero la lluvia nunca cesó, el césped fue acumulando agua y la impresión de que el partido no iba a terminar en caso de iniciarse comenzó a tomar cada vez más fuerza, entonces triunfó la postura boquense.

Las intensas lluvias que se registraron en Buenos Aires el domingo no permitieron que se disputara el partido

“Teníamos la sensación que si lo arrancábamos (el partido), quedaríamos expuestos por el clima. Lo más correcto era postergarlo. Es un momento difícil del campeonato para que el agua sea protagonista”, explicó el árbitro al comunicar la suspensión. “No se podía jugar”, aseguró el DT de Boca, Guillermo Barros Schelotto, antes de abordar el micro de regreso desde La Plata para realizar un entrenamiento improvisado en el predio de Casa Amarilla.

Aunque las partes lo negaron, trascendió que Boca se ofreció a pagar el operativo de seguridad el próximo miércoles 9 de mayo y que, en caso de jugarse en el Único con visitantes, cedería su porcentaje de la recaudación al club platense. En relación al cambio de escenario, Lugones aceptó que se trata de “una posibilidad” que deberán analizar en los días sucesivos.

Gimnasia había hecho el pedido formal para jugarlo este domingo con ambas hinchadas en el escenario provincial, pero “por cuestiones operativas de seguridad” fue imposible, justificó el funcionario. “Tuvimos una semana complicada en materia de seguridad en la provincia y hubo que destinar mucho efectivos a otras tareas. Pero llevar el partido al estadio Ciudad de La Plata es una posibilidad que ojalá se pueda dar”, concedió Lugones.

El presidente de Gimnasia, Gabriel Pellegrino, principal promotor de esa mudanza, se sorprendió ante lo declarado por el responsable de la Aprevide y fue escéptico con el eventual cambio de cancha. “Nosotros hicimos en su momento todo lo que pudimos para llevarlo al estadio Único y no se pudo. Ahora sólo quiero que me digan cuando y dónde se puede jugar”, declaró sin expectativa.

La fecha del 9 de mayo para recuperar el partido ante el “Lobo” platense se debe a que Boca no tiene otro lugar en su calendario hasta el final de la presente temporada. El equipo xeneize afrontará este miércoles contra Junior de Colombia en Barranquilla un partido que no puede perder si pretende seguir con vida en la Libertadores y el domingo siguiente recibirá a Unión de Santa Fe por la Superliga.

El miércoles 9 jugará frente a Gimnasia; el otro fin de semana será visitante de Huracán en la última fecha de la Superliga, y el miércoles 16 cerrará el semestre contra Alianza Lima en La Bombonera, en la jornada final del Grupo 8. El equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto lidera la Superliga con 53 puntos y tres de ventaja sobre Godoy Cruz de Mendoza, que esta fecha ya le ganó a San Martín de San Juan (2-0).

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios