Es un U-boat del tipo XXI, de los pocos que entró en servicio en la parte final del mayor conflicto bélico de la historia. Mas detalles aqui...

 

Son conocidos los lazos que la Argentina mantuvo con el régimen de Adolf Hitler, antes, durante e incluso después de la caída del Tercer Reich.

El país abrió sus puertas a cientos de refugiados, muchos de ellos criminales de guerra. El reciente hallazgo de los restos de un sofisticado submarino alemán en Dinamarca, reflotó los rumores sobre la posibilidad de que muchos jerarcas nazis hayan utilizado ese tipo de navíos para huir hacia Sudamérica tras la rendición de Berlín.

De hecho, dos U-boat de la Kriegsmarine nazi, el U-530 y el U-977, se rindieron en Mar del Plata bastante después de la caída de Hitler, en julio y agosto de 1945, respectivamente. La llegada de esto navíos sirvieron como disparador de numerosas teorías e investigaciones que hasta llegaron a asegurar que el propio Hitler viajaba en ellos.

Estas versiones aventuraron que el führer bajó en alguna costa del sur de la Argentina y luego los submarinos se entregaron en Mar del Plata.

El U-530 era del Tipo IX, mientras que el U-977 era del Tipo VII-C. En los últimos días, investigadores del Museo danés de Jutland, especializado en guerra naval, descubrieron en el estrecho de Skagerrak, en el Mar del Norte, los restos del U-3523, un sofisticado U-boat del Tipo XXI, un modelo que solo tuvo dos submarinos operativos y tenía notable y avanzada tecnología. Los expertos aseguran que habría podido navegar sin emerger hasta llegar a las costas de Sudamérica. ¿Para traer jerarcas o tesoros nazis?

El descubrimiento es muy importante ya que se creía que solo había un ejemplar de este tipo de submarinos, el que está preservado como museo en el puerto frente al Museo Marítimo Alemán en Bremerhaven. Así, de los 118 que se habían ordenado a construir, solo dos entraron en servicio.

El U-3523 fue hundido por bombas de profundidad en el estrecho de Skagerrak por un avión "B24 Liberator" de la Royal Air Force británica, el 6 de mayo de 1945. Según los historiadores, el día anterior –y dos días antes de que finalizara la Guerra– las fuerzas alemanas en Dinamarca, el noroeste de Alemania y los Países Bajos, se habían rendido, y aunque el submarino no llegó a entrar en combate, se cree que estaba huyendo.

Desde el Museo Jutland informaron que el U-3523 era uno de los nuevos y altamente sofisticados navíos que podrían haber revolucionado la guerra submarina de la época si se hubieran fabricado suficientes.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, se extendieron muchos rumores sobre altos mandos que huyeron en submarinos y llevaron el oro nazi a lugares seguros. El U-3523 alimentó esas versiones. Sin embargo, nadie sabe cuál era el destino del submarino, y menos si la nave llevaba objetos de valor o pasajeros a bordo además de los 58 tripulantes, los cuales todos murieron.

Las señales que permitieron el hallazgo en las profundidades aparecieron en una pantalla durante una exploración del fondo marino que investigadores del Museo Jutland realizaban a 18,5 kilómetros al norte de la ciudad danesa de Skagen.

El U-3523 fue hallado a unas 9 millas náuticas (16,6 km) al oeste de la posición en que fue reportado por el bombardero que lo atacó. Para los expertos, lo más extraño del descubrimiento es que toda la parte delantera del submarino está enterrada en el lecho marino. Desde el Museo Jutland informaron informaron que la nave se encuentra a 123 metros de profundidad, por lo que adelantaron que será muy difícil acceder a ella.

El Jutland hasta ahora ha barrido y encontrado alrededor de 450 naufragios en el Mar del Norte y en el Estrecho de Skagerrak. De ese total, 12 son submarinos, 3 de los cuales son británicos y 9 alemanes.

 

 

Comentarios (3)

Añadir comentarios