La tradicional moneda de un peso argentino será un tanto más simple con el objetivo de reducir su costo de producción. Generar el viejo modelo costaba $1,38

Un peculiar fenómeno tuvo lugar en la economía nacional a causa de la creciente inflación. Producir una moneda de un peso cuesta más que ese valor.

Esta situación genera, inevitablemente, un déficit económico que impulsa a la Casa de la Moneda a reducir costes, produciendo una pieza mucho más simple.

La nueva ficha será dorada y tendrá, como motivo distintivo, un árbol de Jacarandá, especie típica de nuestro país.

Comentarios (1)

Añadir comentarios