Este viernes Alberto Fernández anunciaría la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo. Se flexibilizaría más el aislamiento y se impondría el "autocontol". Ingresá a la nota para ver todos los detalles...

Entre el viernes y el sábado, Alberto Fernández repetirá el mismo esquema que utilizó a fines de marzo, a mediados de abril y el 25 de abril para anunciar la extensión de la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus, que entrará a la “fase cuatro”, donde se habilitarán algunas actividades económicas, aunque se hará mucho hincapié en el “autocontrol” de las medidas de higiene y distanciamiento.

Aunque todavía no fue confirmado, la nueva fase de la cuarentena permitirá algunas actividades de esparcimiento, como las fallidas salidas recreativas de una hora que el presidente anunció a fines de abril y que finalmente no fueron autorizadas por buena parte de los gobernadores e intendentes. Esta semana varias provincias sumaron excepciones, aunque sólo diez permiten las salidas de hasta una hora. Muchas aplicaron un protocolo de control vinculado al número de finalización del DNI, lo que podría ocurrir en la Ciudad a partir de los próximos días.

El miércoles el comité de expertos en infectología que asesoran al Gobierno planteó que era momento para habilitar algunas actividades, siempre y cuando se garanticen las condiciones de cuidado y control básicas y elementales que impidan un salto en la cantidad de contagios. Por eso, no se descarta que a partir del lunes se implemente una reapertura “progresiva” de algunas actividades.

Uno de los aspectos que más preocupan a los infectólogos es lo que ocurra con el transporte: si se retoman todas las actividades de golpe, indudablemente los trenes, subtes y colectivos volverán a colapsar y será imposible mantener la distancia social. Además, esta semana comenzó a regir un protocolo que indica que sólo pueden transitar al 60 por ciento de la capacidad. Por eso, una de las alternativas que barajaban era producir cambios en los horarios, con el objetivo de evitar grandes aglomeraciones en las horas pico.

De todos modos, en la fase cuatro de la cuarentena no se retomarán algunas actividades masivas: no volverá la actividad escolar ni los eventos públicos ni privados, tampoco los espectáculos culturales ni los deportivos (el miércoles el presidente le dijo a Alejandro Bercovich en Radio Con Vos que había que “por ahí había que empezar a disfrutar el fútbol por televisión”), así como tampoco nada que requiera la movilización de un gran caudal de personas. Tampoco abrirán los aeropuertos – sólo funcionan para vuelos de repatriación o sanitarios – y se deberá continuar con el especial cuidado de los adultos mayores y quienes integren los grupos de riesgo ante un eventual contagio de la enfermedad.

El objetivo del Gobierno porteño para la semana que viene era retomar la actividad de bares y restaurantes bajo la modalidad “take away”, así como avanzar en paseos recreativos y en reactivar las obras en construcción con hasta cinco obreros. Ayer el propio jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, le transmitió el pedido al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Una de las infectólogas que asesora al Gobierno sostuvo a BigBang que “no es imposible pensar en el take away, pero tampoco es ciento por ciento seguro”. Anoche, además, el reporte diario del Ministerio de Salud informó que en la Ciudad había 102 nuevos contagios.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios