Hace tiempo vienen reclamando mayor participación en las decisiones que se toman en la "Casa de las Tejas" y se quejan de no ser tenidos en cuenta en el armado del gabinete provincial, a pesar de haber logrado importantes triunfos en sus respectivos departamentos. En la actualidad el bloque se rompió definitivamente.

[EDITORIAL]

Tal como te anticipó Impacto Rioja hace un tiempo, el bloque de los 8 intendentes llanistas más 1 se quebró definitivamente. Ya no veremos la foto de los jefes comunales del interior posando sonrientes para la foto, como si se tratara de un grupo indisoluble que milita para el gobierno de Sergio Casas.

No hay conducción ni propuestas políticas en la provincia y esta desintegración del bloque de los 8+1 intendentes es todo un símbolo de la pérdida del poder político del gobernador, que desde el rechazo de la Corte Suprema a la re-reelección viene cayendo en picada.

VER NOTA RELACIONADA: Se rompió el bloque de los "8 + 1 Intendentes", hay que tachar a 2

La poca armonía que reinaba en el bloque de los 8+1 se terminó de quebrar a raiz de un comunicado reciente que realizaron algunos de esos jefes comunales (entre quienes figuran Florencia López, José Albarracín, Silvia Gaitán y Daniel Elías) donde pidieron ser tenidos en cuenta para el armado de fórmulas de gobernador y vice por el Partido Justicialista de La Rioja. Pero no solo eso: también pidieron que "se tenga presente la participación de la mujer y sin descartar al posibilidad de que la fórmula la integren dos mujeres", en lo que para ellos significaría el "cambio que necesita nuestro partido".

Cabe destacar que Casas no podrá presentarse a un nuevo mandato, tras la negativa de la Corte Suprema, y aún el PJ no postuló a ningún candidato para reemplazarlo. Ni siquiera están definidas las fechas de las elecciones provinciales, convirtiendo a La Rioja en la única provincia que aún no lo ha hecho.

Las ambiciones electorales atentan nuevamente contra la unidad del bloque de los 8+1 y la resquebrajan. Cristian Pérez y Carlos Romero (intendente del Dpto. Rosario Vera Peñaloza y del Dpto. General Belgrano, respectivamente) habían sido los primeros en emigrar del espacio, tras haber sido denunciados por sus propios pares por negociar a sus espaldas con Fernando Rejal y apoyar su candidatura a gobernador. El apoyo a Rejal le habría reportado tanto a Pérez como a Romero más obras para sus respectivos departamentos y dinero para sus campañas electorales.

Ahora el bloque de los 8+1 está más que disuelto y a pesar de que el gobernador Sergio Casas sigue insistiendo con el llamado a unidad (pero sin tener en cuenta a los funcionarios del interior), sus dirigentes parecen demostrar lo contrario. ¿O habrá que recurrir a la billetera para que los intendentes "disidentes" vuelvan a alinearse bajo una misma bandera política?.

 

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios