Tras las polémicas declaraciones de Jorge Yoma sobre la muerte del obispo Angelelli, el gobernador Sergio Casas afirmó que fue "cruentamente asesinado" y agregó que la decisión de su beatificación "no fue definida por el gobierno de La Rioja, sino por la Santa Sede".

El domingo por la tarde, Jorge Yoma encendió la polémica en torno a la muerte de Enrique Angelelli en Twitter, donde -a través de una serie de publicaciones- dejó entrever que el obispo de La Rioja no murió asesinado por la dictadura militar sino en un accidente de tránsito.

Luego de este polémico hilo en Twitter, fue el propio gobernador Sergio Casas quien salió al cruce de las palabras del embajador argentino en Perú.

El lunes, en la apertura del Ciclo Lectivo 2019, el gobernador riojano valoró que la Santa Sede haya decidido beatificar a Monseñor Enrique Angelelli, quien fue "cruentamente asesinado por haber llevado la voz de los que menos poseían" aseveró.

Así, reivindicó a todos los mártires de La Rioja que el próximo 27 de abril, con la presencia de un representante del Vaticano, serán beatificados.

"Angelelli es nuestro mártir, y será nuestro beato, algo que no fue definido por el Gobierno de La Rioja, sino que lo ha decidido la Santa Sede", dijo el primer mandatario provincial en diálogo con los medios de comunicación locales. Luego, recordó que toda la sociedad riojana sabe cómo sucedió y que hubo un juicio que así lo determinó. "Todos supimos lo cruentamente que fue asesinado Monseñor Enrique Angelelli por haber llevado la voz de los que menos poseían, en el reclamo de una sociedad mucho más justa", expresó.

De inmediato, reivindicó a todos los mártires, en especial a Monseñor Angelelli, así también a  Longueville, Murias y Pedernera. "El próximo 27 de abril va a venir un representante de la Santa Sede y junto a toda la feligresía riojana vamos a celebrar la beatificación de nuestros mártires riojanos", resaltó.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios