Con el marco de un estadio Superdomo totalmente colmado por más de 12 mil personas, los riojanos vivieron una verdadera fiesta con el triunfo de la selección Argentina de Básquet ante estados Unidos por 80-63 y de esta manera los dirigidos por Sergio Hernández sacaron pasaje al mundial de China 2019.

La imagen final del equipo albiceleste hecho puño, en el medio de la cancha, saltando y festejando su gran logro es una imagen que quedará por siempre en este fabuloso estadio. El domingo será el turno de México.

En la oportunidad se hizo presente el gobernador Sergio Casas junto a su par de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien resaltó la gran concurrencia del pueblo de La Rioja en las Eliminatorias China 2019 y puntualizó que "con el Superdomo a pleno logramos el triunfo que necesitábamos, nada más y nada menos que ante la Selección de EE.UU., fue una fiesta que vivió todo el pueblo".



Asimismo instó a los riojanos a alentar a la Selección Argentina el próximo domingo 2 de diciembre y precisó "seguimos contra México, tenemos que venir a alentarlos, todos unidos triunfaremos".

Acompañaron a los mandatarios provinciales, el diputado nacional Danilo Flores; los diputados provinciales Teresita Madera, Hugo Páez, Sergio Brizuela, Florencio Bazán, Gabriela Amoroso; los ministros de Infraestructura, Juan Velardez; de Educación, Juan Luna; de Producción, Fernando Rejal; los intendentes de Arauco, Florencia López; de Castro Barros, Gloria Pedraza; de Ángel Vicente Peñaloza, José Albarracín; los secretarios de Deporte, Yamil Menem; de Prensa y Difusión Luis Solorza; de Turismo, Álvaro del Pino; y de Cultura Víctor Robledo; entre otros. Además estuvo presente la diputada Nacional, mandato cumplido, por el Partido GEN Margarita Stolbizer.

Un juego con imprecisiones

En el arranque, la presentación del seleccionado argentino fue uno de los puntos más altos de la noche, con la ovación tremenda para el capitán Luis Scola, y en menor medida el resto del conjunto albiceleste. La entonación de los himnos dejó el toque, cuando se escucharon los acordes del himno norteamericano, para luego si, estallar con la entonación del himno nacional argentino.



Después de un comienzo errático, con casi 5 minutos sin anotar, el elenco nacional recuperó una desventaja inicial para cerrar el primer cuarto solo 3 abajo, 13-16. En el segundo parcial, el juego se pareció más a lo que se preveía, con Argentina apostando al poste bajo y la visita con contraataques veloces y muchos tiros de tres puntos. Los de Hernández ajustaron marcas y en base a un juego más fluido se fueron al descanso arriba por 35-32.

El entretiempo fue todo fiesta de la mano del Circo Azul y un show de acrobacias que tuvieron de pie al público riojano.



 El tercer cuarto arrancó con lo mejor de los argentinos, que estiraron diferencias. Mayor juego de pases, mayor efectividad y especialmente el convencimiento que este juego no se podía escapar, con amor propio y determinación, el Alma se llevó puesto literalmente a estados Unidos y marcó las diferencias de calidad existentes entre ambos. Un elocuente 58-40 puso las cosas en su lugar, de la mano de un Brussino estelar.

El último cuarto ganó en imprecisiones por ambos bandos, el juego se deslució con demasiadas infracciones y la lucha primó por sobre el espectáculo. Los roces estuvieron a la orden del día y un par de fallos cuestionados calentaron el ambiente.  La tensión sobrevoló el superdomo cuando los yanquis acortaron distancias.  Pero sobre el final, la selección Argentina apretó los dientes, sacó su temple y se alejó nuevamente en el marcador, para desatar toda la locura en las tribunas del Superdomo riojano, con una gente que se fue llena de alegría por el pasaje a China.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios