Según confirmó la fiscal federal Virginia Carmona, la joven fue secuestrada, pero aún no se pudo establecer si se trató de un caso de trata de personas.

 

Romina Banega desapareció el 10 de mayo, cuando salía del Profesorado de Arte Mario Alberto Crulcich, donde cursa sus estudios. Finalmente la joven de 21 años fue hallada el sábado 12 de mayo, por ruta Nº38, en cercanías a Patquía. Los estudios médicos realizados confirmaron que la joven no sufrió ningún tipo de abuso y que se encontraba en perfecto estado de salud.

Según relató el viernes en conferencia de prensa la fiscal Virginia Carmona, el día de su desaparición Romina se "desorientó" en el centro de La Rioja, cuando se dirigía a sacar fotocopias. Cabe destacar que la joven hace poco reside en el centro capitalino, ya que es oriunda de una zona rural del interior.

Cuando iba caminando se percata que era seguida por un vehículo de color gris y, en determinado momento, un hombre con un pasamontañas (según relató la propia Romina a psicólogos) se baja del auto y la fuerza a ingresar al vehículo.

"Evidentemente se trata de un secuestro", señaló la fiscal, aunque aún no se pudo identificar al individuo y si este "tiene relación con el mundo de la trata de personas" agregó.

Caromna manifestó que "la joven no estuvo consciente en todo momento" mientras duró el secuestro y añadió que la Justicia está intentando reconstruir las 30 horas de su desaparición.

"Si alguien tiene un dato concreto que pueda aportar a la causa que venga a fiscalía y lo ponga en conocimiento" concluyó la letrada.

Comentarios (1)

Añadir comentarios