En un discurso algo confuso, plagado de anécdotas de chico y referencias a Dios, el gobernador Sergio Casas se quebró en llanto y denunció que le "arrebataron" el número de celular, pero aún así seguirá comunicándose con su gente, advirtió. "No me abandonen, vengo a buscar las fuerzas, nada más. Los quiero, chau" concluyó, emocionado hasta las lágrimas.

AUDIO:

Exclusivo de Impacto Rioja

En un discurso que iba a ser breve (en palabras del propio gobernador), pero que luego se extendió más de la cuenta, el gobernador Sergio Casas terminó emocionándose hasta las lágrimas y aseguró que se pondrá "al frente de los reclamos de La Rioja".

Luego de su encuentro con la vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti, el gobernador brindó un discurso en San Blas, su localidad natal. Dijo que "la situación del país es difícil" y realizó una curiosa reflexión acerca de la palabra "cambio".

"Cuando se unen el óvulo y el espermatozoide surge la vida y a la semana se perciben los cambios en el cuerpo de la mamá" indicó y añadió que "el cambio no es de nadie, sino de todos. Algunos usan la palabra ´cambio´ como estrategia de marketing" continuó, en una clara alusión al gobierno oficialista de Cambiemos.

Casas expresó que "me duele en el alma la situación del país, pero trato de verme fuerte porque soy fuerte, así me formaron mis padres que seguramente me están mirando desde alguna estrella (aunque ahora esté nublado)".

"Si desde Nación no nos dan toda la plata me voy a poner al frente de los reclamos de La Rioja" indicó y agregó que "ya me arrebataron mi número de celular, no importa, yo me voy a comunicar con mi gente".

"No me abandonden, vengo a buscar las fuerzas, nada más, los quiero, chau" finalizó, emocionado hasta las lágrimas.

Comentarios (4)

Añadir comentarios