Roque Garay, padre del cadete que se encuentra internado en estado crítico en la Terapia Intensiva del Hospital Vera Barros, dialogó en exclusivo con Impacto Rioja y contó detalles del brutal entrenamiento que le propinaron a su hijo en la Escuela de Cadetes de la Policía de la Provincia y que derivó en su actual estado de salud.

 

EXCLUSIVO DE IMPACTO RIOJA

AUDIO:

Roque Garay es el padre de Emmanuel, el joven aspirante a cadete que el lunes ingresó junto a 9 compañeros al nosocomio local por un cuadro grave de deshidratación y que actualmente se encuentra internado en estado delicado.

Emmanuel Garay es el menor de cuatro hermanos y, al igual que su padre, quería cumplir el sueño de recibirse como cadete de policía. Hoy su vida corre peligro, producto de los brutales entrenamientos a los que fue sometido en la Escuela de Cadetes de Policía de la Provincia, junto a otros compañeros.

Roque Garay indicó que el día lunes a las 5 de la mañana acompañó a su hijo hasta la puerta de la Escuela de Cadetes. Luego -según versiones de los compañeros del propio Emmanuel- los instructores obligaron a los cadetes aspirantes a permanecer varias horas debajo del sol, tras lo cual los sometieron a un riguroso entrenamiento "hasta agotarlos y desmayarlos" expresó Roque.

"A las 13:30 los dejan ir a la casa y a las 14:30 ya tenían que volver para seguir con la rutina. Al regreso repiten el mismo procedimiento de la mañana, bajo el rayo del sol con 40 grados de calor" continuó.

"Los hicieron arrastrarse en el asfalto y otros cadetes de policía los pisoteaban... hay chicos y chicas con brazos y piernas marcados por los borceguíes de los cadetes" afirmó.

"A las 17:45 Emmanuel se desploma... de acuerdo a la versión de los cadetes le tiran un balde de agua para que reaccione y dos cadetes van a auxiliarlo pero un oficial que estaba ahí les dijo que se retiren y que lo dejen que se muera" indicó. "Estuvo media hora tirado como un perro, encima lo patearon para ver si se estaba haciendo el vivo" agregó.

Por otra parte, Roque aseveró que durante ayer (martes) y el día de hoy presentaron nueve denuncias en Fiscalía, contra los instructores que propinaron el brutal entrenamiento a los aspirantes a cadetes de policía. "Les va a caer todo el peso de la ley encima a estos imbéciles que no merecen portar el uniforme" advirtió.

En cuanto al estado de salud de su hijo, expuso que "se encuentra en estado crítico" debido a que "estuvo cuatro horas debajo del sol y sin agua".

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios