El mandatario se hizo presente el martes en horas de la siesta en el Hospital Enrique Vera Barros para interiorizarse personalmente sobre el estado de salud de los alumnos ingresantes de la Escuela de Policía.

Consternación e indignación le causó al gobernador Sergio Casas la situación de los jóvenes aspirantes de la escuela de Cadetes de la Policía de la provincia que se encuentran internados luego de tomar parte de la primera instrucción física de ingreso.

Casas concurrió acompañado por los ministros de Educación, a cargo de Gobierno, Juan Luna y de Salud, Judit Díaz Bazán; la vicepresidente primera de la Cámara de Diputados, Adriana Olima; el secretario de Derechos Humanos Délfor Brizuela y otros funcionarios.

En el nosocomio, fue informado sobre el estado de salud de los jóvenes internados por directivos del Hospital y los jefes de Servicio Arroyo, Ocampo y Fernández.

Asimismo, en la oportunidad, Casas dialogó con tres de los familiares del paciente más comprometido,  donde puso a disposición todas las herramientas para determinar lo sucedido, como así también brindó el apoyo y la ayuda necesaria a los mismos.

También el gobernador informó a los familiares sobre las medidas adoptadas por el Ejecutivo en forma inmediata, como el desplazamiento de todos los directivos de la Escuela de Cadetes, la presentación de una denuncia penal en la Fiscalía General y que se dispuso el arresto de la totalidad de la cúpula del Instituto de Seguridad, organismo que tiene bajo su dependencia la escuela de oficiales de la provincia.

Ultimo parte médico: ascienden a 12 los cadetes internados

Pasada las 21 horas del martes, el Ministerio de Salud informó que ya son doce los estudiantes de la Escuela de Policía que se encuentran internados en el nosocomio. Siete de ellos permanecen en el Servicio de Unidad Intensiva, tres de ellos fueron derivados al Servicio de Clínica Medica y se registraron dos nuevos ingresos de estudiantes que se mantienen en observación en el Servicio de Guardia Central.

De acuerdo a lo informado desde el Servicio de Unidad de Terapia Intensiva, los siete pacientes que se encuentran en este servicio, no presentan mayores cambios en su estado. Dos de ellos permanecen con pronóstico reservado, mientras que los cinco restantes evolucionan favorablemente.

Asimismo los pacientes que permanecían en el Servicio de Guardia; dos femeninas de 23 y 25 años y un masculino de 21 años, fueron trasladados al Servicio de Clínica Médica, para mayor control y evolución de los cuadros.

Para finalizar, se aclara que en la tarde de este martes, se registró el ingreso de dos nuevos pacientes.

Se trata de un masculino de 19 años, quién ingreso por el Servicio de Guardia Central a horas 15. Actualmente presenta deshidratación leve/moderada y permanece en  Guardia, bajo observación y control de los profesionales médicos.

Mientras que a horas 21:40 se dio el ingreso de una femenina de 21 años, con un cuadro similar de deshidratación leve/moderada. La paciente permanece en Guardia Central donde se le realizan los estudios pertinentes.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios