El pasado jueves el ultrabederismo celebró en Villa Unión el 11° aniversario del partido departamental 30 de noviembre con una gran fiesta y asado para 160 personas. Pero mientras algunos brindaban con fernet o cerveza, en el barrio Valdiviezo los vecinos no tenían agua. ¿Despilfarro de recursos?.

Los vecinos de Villa Unión pusieron el grito en el cielo ya que el jueves pasado el partido 30 de noviembre celebró sus 11 años de vida con un multitudinario asado donde no faltó el alcohol: en las fotos de los festejos se pueden apreciar la gran cantidad de botellas de fernet y cerveza que poblaban las mesas. Tal es así que el viernes (el día posterior a la celebración) las autoridades municipales resolvieron no abrir la municipalidad, ya que los festejos se extendieron hasta las 9 de la mañana.

Hasta ahí no hay ninguna novedad; es sabido de los festejos que organizan algunos partidos políticos para promocionar a sus candidatos. Pero el hecho llamativo es que, mientras se realizaban las celebraciones por el aniversario del partido, en el barrio Valdiviezo de Villa Unión los vecinos no tenían agua y -hasta el día de la fecha- va a cumplirse casi una semana del fantante del líquido vital en dicho lugar.

Rumores indicarían que, con esta celebración, el diputado nacional Luis Beder Herrera intenta impulsar la candidatura del intendente Yamil Sarruf como gobernador para el 2019. En los festejos también estuvo presente el diputado Hugo Páez.

Ahora bien, los vecinos de Villa Unión argumentaron con razón y enojo por qué no se utilizaron los recursos del aniversario del partido 30 de noviembre para resolver la problemática con el agua del barrio Valdiviezo. ¿Por dónde pasa la prioridad en el manejo de los fondos del Estado?. ¿Deben utilizarse para impulsar la figura política de tal o cual candidato o, en lugar de eso, deben destinarse a resolver las necesidades del pueblo?.

Otro motivo de enojo de los vecinos de Villa Unión fue que esa noche del 30 de noviembre, la policía no montó ningún operativo de alcoholemia en las inmediaciones de la finca de Hugo Páez, donde se llevaron a cabo los festejos, a pesar de que como dijimos anteriormente el acohol no escaseó en ningún momento. ¿Será que el famoso decreto 840 no alcanza a funcionarios ni a personal de las fuerzas de seguridad, como policías y militares?.

En fin, el bederismo en la provincia sigue con sus viejas prácticas y amparándose en el famoso dicho romano que dice "al pueblo pan y circo". No obstante, el ocio y esparcimiento corresponde cuando están satisfechas las necesidades básicas de los vecinos. Pero a quienes nunca han sufrido una carencia ni han padecido necesidades, ¿cómo puede afectarle esto y ponerse en el lugar del prójimo?.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios