Fue el sucesor de Benedicto XVI y su designación causó sorpresa en todo el mundo. Aunque trajo nuevos aires a la Iglesia Católica todavía tiene grandes desafíos por delante.

 

Hoy se cumplen siete años de la conversión del Cardenal Jorge Bergoglio​ a Papa Francisco. El 13 de marzo de 2013 fue blanca la fumata del Cónclave que definió el nombre del nuevo Papa.

Aquel día, a las 19.06 locales (15.06 de Argentina), las campanas de la Basílica de San Pedro, junto con un denso humo blanco, anunciaron al mundo, y en especial a los católicos, que tenían un nuevo líder. Una hora más tarde revelaron el nombre y su nacionalidad: el argentino Jorge Bergoglio.

Los cardenales electores tardaron casi lo mismo que en 2005, cuando eligieron a Joseph Ratzinger. Luego, la renuncia de Benedicto XVI abrió las puertas para el nuevo cónclave del siglo XXI y en ese contexto se eligió al argentino.

La misa de asunción del Papa Francisco en el Vaticano

Hace siglos que se repite la misma ceremonia: la chimenea de la Capilla Sixtina​ anuncia, con humo blanco, que los cardenales eligieron al nuevo pontífice.

El nombre y la nacionalidad del cardenal electo y el nombre que eligió como Papa se conocieron tras la famosa frase: "Habemus Papam'' (tenemos Papa), desde el balcón de la basílica de San Pedro. De ese modo, a partir del 13 de marzo de 2013, Bergoglio fue oficialmente el líder de los más de 1.200 millones de fieles que profesan el catolicismo.

La ceremonia de asunción fue multitudinaria y se realizó el 19 de marzo de aquel año, en la Plaza de San Pedro, donde Francisco recibió el anillo y el palio, y estuvo marcada por la sencillez.



Bergoglio arrancó sus funciones con su predecesor en vida. Benedicto XVI, quien renunció a su cargo el 28 de febrero. Sin dudas la asunción del Papa Francisco marcó el inicio de una nueva para la Iglesia católica, golpeada por casos de pedofilia en todo el mundo.

También tuvo que enfrentar los "VatiLeaks", la filtración de documentos confidenciales del pontífice que terminó por revelar una trama de abuso de poder en el gobierno central del Vaticano. A eso se sumó la caída de la influencia de la Iglesia, el avance evangelista en sus diferentes vertientes y los cuestionamientos sobre el papel de la mujer que aún manifiesta la Iglesia.

Temas y polémicas abiertos a pesar del "cambio de aire" de una Iglesia Católica ​que aún intenta renovarse de la mano de Francisco, el Papa argentino.

 

Fuente: Clarin

 

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios