“Yo hablé con el Presidente, con el ministro de Finanzas y el staff está trabajando con la Argentina en contacto cercano”, dijo Kristalina Georgieva durante un encuentro de una think tank de Washington. Seguir leyendo...

 

La titular del FMI, la economista búlgara, Kristalina Georgieva, participó hoy de un evento del Peterson Institute for International Economics, uno de los think tank más importantes de Washington. Allí, habló de la Argentina.

“Hemos tenido una interacción constructiva hasta ahora con el nuevo gobierno de la Argentina. Yo hablé con el Presidente, con el ministro de Finanzas y el staff está trabajando con la Argentina en contacto cercano. Estamos haciendo lo que pueda ser de ayuda para la Argentina", dijo. La referencia a la conversación con Alberto Fernández, aseguraron voceros del FMI, fue a la charla que mantuvieron el 19 de noviembre. No volvieron a hablar.

"Vemos muy de cerca la necesidad de la recuperación económica y de atender el incremento de la pobreza que afectó negativamente a muchos argentinos”, afirmó la directora gerente del FMI.

En los últimos día hubo noticias vinculadas a la relación del Fondo con el país, en medio de renegociación de la deuda pública con acreedores internacionales de las que aún no hay detalles públicos. Este miércoles, Sergio Chodos asumió como director por el Cono Sur ante el directorio del Fondo en Washington. Es un “un cargo técnico, que es de representación regional, no sólo por Argentina”, detallaron en Hacienda.


Contactos

Georgieva había hablado con Alberto Fernández el 19 de noviembre pasado, antes de que éste asumiera la presidencia. Aquella vez, el hoy presidente dijo que le había transmitido a la titular del Fondo que la Argentina iba a proponer "un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste”. A posteriori, por gestión de Joseph Stiglitz, Georgieva recibió en Washington al ministro de Economía, Martín Guzmán.

El ritmo de los contactos y comentarios públicos se aceleró en las últimas jornadas. Hace apenas ocho días, el director del Departamento Hemisferio Occidental del Fondo, el mexicano Alejandro Werner, dijo en una entrevista televisiva que la Argentina se estaba moviendo “en una dirección positiva”, lo que significó un claro respaldo del FMI al paquete fiscal del gobierno.

El miércoles, en tanto, asumió funciones en Washington el representante argentino ante el directorio del Fondo, Sergio Chodos, quien ya había cumplido esa misma función, durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner.

Los 44.000 millones de dólares que el Fondo desembolsó del acuerdo por 57.000 millones que había acordado en 2018 con el gobierno de Mauricio Macri equivalen hoy al 43 % de su actual cartera de préstamos, pero a menos de 4,5 % de su capacidad crediticia total.

El Fondo está listo para enviar su primera misión a la Argentina bajo la presidencia de Alberto Fernández. El nuevo encargado del seguimiento del caso argentino es el venezolano Luis Cubeddu, que ya cumplió funciones el país entre 2003 y 2004, cuando se concretó el único acuerdo entre una gestión kirchnerista y el organismo internacional.

Cubeddu, además, está casado con una ciudadana argentina y tiene una hija nacida en el país. De la próxima misión, que tendría lugar antes de fin de mes, participaría también Julie Kozak, funcionaria del Fondo y ciudadana norteamericana que ya cumplió complejas misiones en Lituania, Islandia y Polonia.

Procedimientos

Conocedores de la cultura y los procedimientos del Fondo como el argentino Claudio Loser, antecesor de Werner, y Héctor Torres, amén de fuentes del organismo que pidieron reserva, coinciden en que el organismo quiere evitar un default abierto de la Argentina con los acreedores privados y con el propio Fondo.

Para lograrlo, el organismo es partidario de alguna forma de quita de la deuda con los bonistas que haga sostenible el acuerdo que eventualmente alcance el gobierno argentino, pero no aceptará la reducción nominal de los intereses o vencimientos de capital con el propio Fondo, pues contrariaría su status de “acreedor privilegiado”. En cambio, estaría dispuesto a negociar un nuevo acuerdo en el que los montos a desembolsar coincidan, en los primeros años, con los repagos ya agendados para la Argentina, que escalan a partir de 2021 (5.908 millones) y se hacen muy onerosos en 2022 (20.171 millones) y 2023 (23.237 millones).

Noticia en desarrollo

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios