Los dos jóvenes formaban parte de un grupo de seis personas de diferentes nacionalidades. Podrían recibir una pena de al menos cuatro años de prisión.

Seis turistas de diferentes nacionalidades, entre ellos dos argentinos, fueron detenidos el domingo por la madrugada por ingresar y atentar contra el patrimonio cultural de Machu Picchu, en la región andina de Perú.

El grupo de viajeros Argentina, Brasil, Chile y Francia -cuatro varones y dos mujeres- estaba en la zona del mirador del "Templo del Sol" cuando fueron arrestados por los agentes de seguridad, quienes les atribuyeron haber provocado la caída de una piedra de uno de los muros de la ciudadela Inca, levantada en lo alto de una montaña.

"Los seis turistas están detenidos y son investigados por el ministerio Público por el presunto delito contra el patrimonio cultural", informó el coronel Wilbert Leyva, jefe de la región policial de Cusco. Agregó que “la fractura de un elemento lítico" provocó "una hendidura en el piso".

La hendidura que habría provocado en el suelo la roca caída

Además de los daños materiales, la dirección regional de Cultura en Cusco informó haber encontrado materia fecal en el templo, lo que considera prueba de que los turistas defecaron en el lugar.

Los argentinos detenidos fueron identificados como Leandro Sactiva (32) y Nahuel Gomez (28). Favian Eduardo Vera Vergara (30), de nacionalidad chilena; Marion Lucie Martinez (26, francesa), y Cristiano da Silva Ribiero (30) y Magdalena Abril Retamal (20), de Brasil, son los otros turistas implicados en el lamentable episodio.

El jefe del Parque Arqueológico Nacional de Machu Picchu, José Bastante, pidió a la comisaría del distrito de Machu Picchu, donde están detenidos los turistas, acelerar las investigaciones para determinar responsabilidades.

La ley peruana sanciona a quienes dañan el patrimonio cultural con penas de prisión de al menos cuatro años.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios