El presidente de EEUU brindó una declaración en la que recordó el prontuario de Qassem Soleimani. Aseguró que “su reino de terror ha terminado” y que “el mundo es un lugar más seguro” sin él. También dejó una advertencia para Irán: “No buscamos un cambio de régimen, pero sus agresiones en la región deben terminar”. Seguir leyendo...

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, brindó una declaración oficial en la que destacó el operativo que mató al militar más poderoso de Irán, Qassem Soleimani, resaltó que su administración “no es ambigua en su respuesta al terrorismo” y, con miras a futuro, dejó una advertencia para la teocracia islámica.

“Ejecutamos con éxito un ataque de precisión que mató al terrorista número uno del mundo”, comenzó Trump desde su residencia en el estado sureño de Florida, conocida como Mar-a-Lago. El Presidente se hizo eco del comunicado emitido en el que el Pentágono confirmó la autoría del país y aseguró que la medida fue tomada debido a que Soleimani “se encontraba planeando ataques inminentes y siniestros a diplomáticos y militares”. “Pero lo localizamos y terminamos con él”, agregó.

Trump pasó a recordar el prontuario de Soleimani, quien comanda las Fuerzas Quds iraníes desde 1997. “Bajo su liderazgo, han atacado y asesinado a cientos de civiles y oficiales estadounidenses”, dijo. Y recordó los hechos recientes que comenzaron las escalaciones que terminaron con el bombardeo: el ataque con más de 30 misiles a una base militar ubicada en Kirkuk, en el que murió un contratista del ejército estadounidense y varios otros nacionales e iraquíes resultaron heridos, y el asedio a la embajada de ese país en Bagdad.

“Hizo de la muerte su pasión enfermiza. Contribuyó a ataques terroristas en lugares como Nueva Delhi y Londres. Hoy honramos a las víctimas de sus numerosas atrocidades. Nos reconforta saber que su reino de terror ha terminado”, expresó. Y aseguró que “lo que Estados Unidos hizo ayer debería haberse hecho hace mucho tiempo”. “Se hubieran salvado muchas vidas. El lideró la brutal represión a los manifestantes en la que más de 1.000 civiles inocentes fueron torturados y asesinados por su propio gobierno”, agregó, en referencia a las acciones del régimen en noviembre y diciembre de 2019 que, según consignó Reuters, supera las 1.500.


Trump se expresó respecto de la muerte de Soleimani durante las horas que siguieron al operativo. Inicialmente publicó una foto de los Estados Unidos en su cuenta de Twitter, luego reuiteó mensajes alusivos y horas emitió una serie de mensajes. “Irán nunca ganó una guerra, pero nunca perdió una negociación”, fue el primero. “Fue directa o indirectamente responsable de la muerte de millones de personas, incluyendo un reciente gran número de manifestantes muertos en el mismo Irán”, indicó en otro.

En otro pasaje de su discurso, Trump remarcó que su administración también llevó a cabo el operativo que terminó con la vida de quien era el líder del Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi. “El mundo es un lugar más seguro sin estos monstruos”, indicó. El 27 de octubre de 2019, Al Baghdadi hizo detonar un cinturón con explosivos que llevaba consigo cuando se vio rodeado por fuerzas especiales de Estados Unidos, quienes lo rodearon luego de identificar su escondite.

En tanto, el Presidente destacó el poderío militar de los Estados Unidos -"tenemos las mejores fuerzas armadas y la mejor inteligencia, sin importar en que lugar del mundo nos encontremos"- y dejó una advertencia para Irán: “Nuestras acciones estuvieron orientadas a evitar una guerra, no a comenzar una. No buscamos un cambio de régimen, pero sus agresiones en la región deben terminar". Y concluyó: “El futuro pertenece a aquellos en Irán que buscan una coexistencia pacífica, no a los terroristas. Siempre vamos a defender los intereses de esta gente y en pos de la armonía y la amistad con todo el mundo”.

Trump en persona ordenó atacar el convoy en el que se desplazaba Qassem Soleimani y que acabó con su vida en la noche del jueves 2 de enero al viernes 3 cerca del aeropuerto de Bagdad, según confirmó el Pentágono.

Los máximos líderes de Irán, por su parte, prometieron vengarse de Estados Unidos. El guía supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, se comprometió a hacer precisamente eso y decretó tres días de duelo nacional. En un comunicado publicado por medios oficiales persas, Khamenei culpó a la “gente más cruel de la tierra” del asesinato del “honorable” comandante que “luchó valientemente durante años contra los males y los bandidos del mundo”.

Por su parte, el presidente Hasan Rohani dijo que su muerte “redobla la determinación de la nación iraní y de otras naciones libres de la región de oponerse a la intimidación de Estados Unidos y defender los valores islámicos”.

 

 

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios