Hernán Amaya, ahora excoordinador de los equipos femeninos, se responsabilizó por un error "logístico" con las camisetas que le terminó costando el torneo a las Gigantes .

 

El básquet argentino vivió un momento de gloria en la madrugada del lunes cuando el equipo masculino se consagró campeón de los Juegos Panamericanos. El martes debutaron las Gigantes, equipo femenino de básquet, que le jugó un gran partido ante Estados Unidos por lo que las expectativas de conseguir una medalla en esta competencia crecieron.

Sin embargo, un insólito error privó al equipo argentino de la posibilidad de meterse en semifinales. Argentina se medía con Colombia en el segundo partido de su grupo y solo un triunfo le permitía soñar con avanzar de ronda. Sin embargo, el elenco nacional saltó al terreno de juego con la indumentaria equivocada y tras más de 40 minutos de espera, el seleccionado colombiano decidió no jugar por el incumplimiento del equipo argentino.

Este hecho le costó el partido por “negligencia logísitica” y ahora Argentina tendrá que conformarse con un quinto puesto. Por esta situación, Hernán Amaya, coordinador de los equipos femeninos, y la directora de Desarrollo del básquet femenino, Karina Rodríguez, renunciaron a sus cargos. Aunque en el caso de Amaya hizo una fuerte autocrítica en su cuenta de twitter.



El ahora exdirigente de la Confederación Argentina de Básquetbol se refirió este grave error que le terminó costando el torneo al elenco femenino. “Quiero solamente aclarar que durante todos estos años, CABB ha trabajado como nunca en apoyo a nuestra actividad”, comenzó diciendo en su cuenta de Twitter.

“Por primera vez fuimos escuchados, nos permitieron crecer, se apostó y se invirtió en el desarrollo. Que MI error no sirva de argumento erróneo”, agregó subrayando su falla. “Es uno de los momentos más tristes de mi carrera. Asumo total responsabilidad por lo sucedido. Ya he presentado mi renuncia al cargo”, concluyó Amaya que recibió críticas y apoyos en esta red social.

Lo cierto es que el error se produjo, en gran parte, por la falta de un utilero. Los cupos que tienen los equipos en la Villa Panamericana son limitados por lo que el equipo femenino prefirió llevar un médico particular del seleccionado en lugar de un utilero para así no utilizar uno de los médicos que brinda el Comité Olímpico Argentino.

Esta decisión terminó siendo fatal para el elenco nacional ya que nadie advirtió durante el calentamiento previo el error de las camisetas. Argentina hizo el calentamiento con las camperas puestas y recién se dieron cuenta del grosero fallo cuando se disponían a jugar. De esta manera, las Gigantes no pudieron cumplir su sueño y se cortó la racha que tenía a prácticamente todos los equipos colectivos del deporte argentino en semifinales.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios