La ciudad que fuera capital del imperio ruso durante dos siglos está teñida de blanco y celeste, 5000 hinchas argentinos ser acercaron al hotel donde esta la Seleccion de Sampaoli. Mas detalles aqui...

La ciudad que fuera capital del imperio ruso durante dos siglos está teñida de blanco y celeste. Y hoy se desató la euforia cuando alrededor de cinco mil hinchas se autoconvocaron para marchar hacia la puerta del hotel Sokos Palace, donde permanece la delegación argentina. Y los jugadores, agradecidos, bajaron a saludar y a plegarse en algunos de los cantitos. Más aún, el tercer arquero Nahuel Guzmán tomó un bombo de los hinchas para acompañar a la multitud.

¿Cómo decidieron los jugadores bajar a saludar los hinchas? Según un integrante de la delegación, cuando comenzaron a escuchar el aliento sostenido que subía desde la calle, varios referentes del seleccionado comenzaron a mensajearse y tomaron la decisión de bajar las escaleras para agradecer el apoyo.

Entre las canciones de aliento, hubo lugar para insultar a Ricardo Caruso Lombardi, el técnico argentino que ayer fue criticado por Javier Mascherano en conferencia de prensa.

En el camino, de dos kilómetros, entonaron el hit de Rusia 2018: "Vamos Argentina, sabés que yo te quiero / hoy hay que ganar y ser primero/ esta hinchada loca deja todo por la copa/ la que tiene a Messi y Maradona. Ponga huevo y vaya al frente Argentina/ ponga huevo y vaya al frente jugadores / que este año tenemos que dar la vuelta/ nos vinimos todos a Rusia a ser campeones".


La movilización provocó sorpresa entre los rusos y turistas que filmaban cada momento. Los autos se detenían ante el avance de los fanáticos que marchaban hacia el hotel Sokos y los hinchas cruzaban los bellos puentes de San Petersburgo cantando: "Que mañana cueste lo que cueste / que mañana tenemos que ganar". Y también entonaban: "A la Argentina la quiero y la vengo a alentar / en las buenas y en las malas mucho más".

Cómo si entendieran que ellos también juegan, se animaron a respaldar recordando un canto que los mismos jugadores viralizaron luego de la agónica victoria y clasificación en Quito, para apuntar contra la prensa: "Hay que alentar hasta la muerte, porque a Argentina yo lo quiero, porque es un sentimiento y lo llevo en el corazón, y no me importa lo que digan esos putos periodistas, la puta que los parió".

Acto seguido, se volvieron a acordar rápidamente de Caruso Lombardi, quien en un video acusó internas en la Selección y se animó a asegurar que Cristian Pavón le habría pegado trompadas a a Javier Mascherano luego de la derrota ante Croacia. En conferencia de prensa junto a Claudio Tapia, el propio jugador se encargó de desmentirlo y lo trató de "nefasto".

Los hinchas, en consonancia con el plantel y a modo de queja de los rumores, versiones e histerias que atormentaron el ánimo de la intimidad de la Selección, insultaron al técnico que criticó desde la Argentina: "Caruso, hijo de puta, la puta que te parió".

Así fue que se gestó un momento de comunión necesario para el plantel antes de una final. Los futbolistas que bajaron, entre ellos, Gabriel Mercado, Marcos Rojo, Federizo Fazio, Marcos Acuña, Cristian Ansaldi y Eduardo Salvio, entre otros, también aportaron sus gargantas para los cantitos y filmaron con sus teléfonos móviles el instante mágico en el que quedaron atrás los enojos por el 0-3 ante Croacia.

Los futbolistas volvieron a ingresar al hotel, pero los hinchas no se fueron. Continuaron con el aliento hasta que se acercó la policía para "pedirles" que le pusieron punto final al banderazo para dejar descansar a los jugadores.

Así esta San Petersburgo, colmada de fanáticos argentinos que ya viven a su manera la previa del partido clave ante Nigeria. En la ciudad que fuera de los zares y gestara la revolución rusa son famosas las noches blancas, porque recién a las 23,30 empieza a anochecer y a las 2.30 ya aclarece. Pero esta noche parece que será más larga.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios