En el Allianz Arena, el conjunto alemán ganaba 1 a 0 con gol de Joshua Kimmich, pero Marcelo y Marco Asensio revirtieron el marcador para el vigente campeón europeo. La vuelta será en el Santiago Bernabéu el martes 1 de mayo. Mas detalles aqui...

Dos de los grandes favoritos al título se enfrentaron en las semifinales de la Champions League. El Real Madrid venció 2 a 1 como visitante en el Allianz Arena al Bayern Múnich en la ida. El conjunto español, bicampeón de Europa, había comenzado perdiendo, pero sacó a relucir su mística y dio vuelta el marcador.

Antes del minuto de juego, Robert Lewandowski le robó la pelota en la salida a Daniel Cravajal, se metió en el área y tiró un centro que Thomas Müller no pudo conectar con precisión. La primera fue para el local. A los 5 minutos, Arjen Robben sintió una molestia muscular en su pierna derecha y fue reemplazado por Thiago Alcántara.

Cuando la visita se había acomodado, dominaba el balón y comenzaba a tener situaciones, apareció el gol del conjunto bávaro. A los 27 minutos, el Bayern salió desde el fondo, James Rodríguez condujo por la derecha, asistió al lateral Joshua Kimmich para el desborde y éste se metió al área, amagó el centro y fusiló el primer palo de Keylor Navas.

Sin embargo, este tanto no iba a tranquilizar al Bayern Múnich que cinco minutos después sufriría la baja de Jerome Boateng. El zaguero sufrió un tirón en la pierna derecha y su lugar lo ocupó Niklas Süle.

El Real Madrid no mermó en su juego y continuó circulando el balón aunque con poca profundidad, pero todo se resolvió con un disparo de media distancia. A los 43 minutos, Cravajal metió la eplota al área con un fuerte cabezazo, nadie pudo interceptarla y cayó en los pies del brasileño Marcelo . El lateral, libre en el borde del área, desenfundó una volea de zurda y estampó el 1 a 1.

Ese tanto despertó al local que parecía a gusto con el triunfo por la mínima. Y en los últimos minutos tuvo una situación clara, una con un frentazo de Lewandowski que encontró bien parado a Keylor Navas.

Para el complemento, Zinedine Zidane mandó a la cancha a Marco Asensio en lugar de Isco, de mediocre primer tiempo. A los 13 minutos, con el equipo en ataque Rafinha, que había quedado como último hombre se equivocó y le regaló la pelota a Lucas Vázquez. El delantero abrió rápido para Asensio que llegó al área y entregó nuevamente para que Vázquez defina por encima de Svem Ulreich y establezca el 2-1.

El tramo final de la temporada y la exigencia también le pasaron factura al conjunto español que sufrió la baja de Daniel Carvajal a los 20 minutos del complemento por una dolencia muscular. En su lugar, ingresó Karim Benzema.

En la siguiente jugada, Müller y Lewandowski protagonizaron una jugada insólita. Ambos quedaron solos frente al arco en una jugada confusa pero se molestaron y no pudieron empujar el balón adentro del arco, ante la mirada de Navas. El alemán reclamó un penal que no existió.

Cuando restaban 15 minutos, Jupp Heynckes utilizó su última variante: sacó a Javi Martinez y metió a Tolisso. Mientras el local se acomodaba, Benzema recuperó la pelota en ataque, dejó dos jugadores en el camino, pero perdió en el mano a mano con Ulreich.

Para darle frescura al mediocampo, Zidane mandó a la cancha a Mateo Kovacic en lugar del brasileño Casemiro, quien estaba amonestado y por las embestidas del rival corría riesgo de irse expulsado.

A los 42 minutos el Bayern Múnich tuvo la chance que estaba esperando. Lewandowski se escapó mano a mano y sin marca, ante la presión del arquero costarricense, le erró al arco en la definición.

Finalmente el resultado fue 2 a 1 para el Real Madrid que regresa a España con un valioso resultado pero que no define la serie. El Bayern estará obligado a ganar y marcar al menos dos goles el 1 de mayo en el Santiago Bernabéu para jugar la final. Por la otra llave el Liverpool venció 5-2 a la Roma.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios