Mohamed Salah, Roberto Firmino, ambos por duplicado, y Sadio Mané marcaron los tantos del conjunto inglés. Mientras que Edin Dzeko y Diego Perotti descontaron sobre el final. Mas detalles aqui...

Liverpool y Roma abrieron la semifinal de la Champions League en un partido fantástico que ganaron los ingleses en Anfield por 5-2. El egipcio Mohamed Salah fue la gran figura del encuentro que marcó dos goles, dio dos asistencias y fue reemplazado cuando el encuentro estaba 5-0. Tras sus salida los italianos pudieron descontar y dejaron la serie abierta.

A los 5 minutos el local tuvo la primera aproximación en los pies del brasileño Roberto Firmino, quien ingresó al área por la derecha y remató cruzado. La pelota se fue ancha y los italianos respiraron. La mala noticia para los conducidos por Jürgen Klopp fue la lesión de Oxlade-Chamberlain, quien abandonó la cancha luego del cuarto de hora por una dolencia en la rodilla derecha. En su lugar ingresó Georginio Wijnaldum.

A los 18 minutos, Kolarov capturó el rebote de un tiro de esquina y sacó un zurdazo fantástico que se escurrió entre las manos del portero Karius y se estrelló en el travesaño. Ese disparo pudo haber cambiado la historia.

En la siguiente, el Liverpool tuvo la situación más clara en los pies de Mané. El moreno escapó mano a mano desde la mitad de la cancha pero definió por arriba del travesaño. Dos minutos más tarde siguió el terremoto para la Roma porque Mohamed Salah desbordó por derecha, pero su remate fue contenido por Alisson. Un anticipo de lo sucedería más tarde porque esas aproximaciones se trasladarían al marcador.


A los 35 minutos Salah tomó la pelota libre por la derecha, encaró hacia adentro y como si fuera una caricia, pateó el balón que se clavó en el ángulo más lejano del arco de la visita. 1-0 y locura en Anfield.

Cuando el primer tiempo se encaminaba a su fin, la Roma volvió a quedar expuesta y un contragolpe perfecto terminó en el segundo tanto. Firmino condujo desde el centro y abrió a la izquierda para Salah, quien se fue mano a mano y la picó para sellar una magnífica definición.

El inicio de la primera mitad fue similar, con la visita abierta en defensa y sin ideas en ataque; cóctel mortal ante los de Klopp, que en la primera que tuvieron concretaron. Esta vez fue Salah el que encabezó el contragolpe y asistió a Sadio Mané, quien sólo en el área chica empujó el esférico para el 3-0. El marcador se amplió aún más minutos después cuando el egipcio, figura indiscutida del encuentro, se filtró por derecha, entró al área, llegó hasta el fondo y habilitó a Firmino para que el brasileño estampe el 4-0.

El dominio de los de Klopp se extendió más allá de lo imaginado en la previa y el 5-0 llegó tras un cabezazo en un tiro de esquina del brasileño, que además marcó el segundo en su cuenta personal. En la siguiente jugada, el entrenador sacó del campo de juego a Salah para darle descanso.

a salida del egipcio y el ingreso en la Roma del argentino Diego Perotti cambiaron el trámite del partido y en 10 minutos la visita descontó. Primero Edin Dzeko, al capturar un rebote y luego Perotti, de penal. Para dejar el marcador 5-2 y vovler a darle vida a su equipo en la serie.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios