Lionel Messi se quedó sin Champions League. Roma sorprendió a Barcelona, le ganó 3 a 0 y lo eliminó en los cuartos de final. Mas detalles aqui...

De nada sirvió la victoria por 4 a 1 en la ida. En el global valió más el tanto de visitante de los italianos y ahora a Leo sólo le queda por jugar la liga española y la final de la Copa del Rey. En el horizonte aparece el Mundial. Messi ya puede enfocarse en la selección.

Desorientado, Barcelona se volvió un conjunto timorato en el Olímpico de Roma. Tímido, dubitativo, cauteloso. Todos los valores opuestos a la identidad del club catalán aparecieron en este partido. Y esta vez Messi no estuvo a la altura de la necesidad de su equipo para salvarlo. Leo jugó un partido discreto y Roma, con mucho fútbol y más actitud, lo pasó por encima.

El conservador planteo de Ernesto Valverde se desarmó jugada a jugada. Cuando llegó el tercer gol de Roma, a ocho minutos del final, no le alcanzó el volantazo para cambiar el destino.

Edwin Dzeko, una de las figuras del partido, había abierto el marcador a los seis minutos del primer tiempo. Esa fue la primera señal de que algo no andaba bien. Luego llegó el ingenuo penal que cometió Piqué y el gol de Daniele De Rossi, el capitán y abanderado de la hazaña romana, a los 13 del complemento. En vez de animarse a cambiar, el entrenador de Barcelona mantuvo su planteo, sacó a Iniesta por André Gomez y cuando llegó el tercero, de Kostas Manolas, ya era tarde. Los ingresos de Dembelé y Paco Alcacer buscaron el milagro que nunca llegó.

El final del partido encontró a Barcelona como en los últimos dos años. Desde que se consagró campeón de la Champions en 2015, el equipo de Messi no puede pasar los cuartos de final. En 2016 su verdugo fue Atlético Madrid, y el año pasado Juventus. Una traba que provocó la salida de Luis Enrique. El tiempo dirá si esta derrota también trae vientos de cambio en el equipo catalán.

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios