Después de un buen primer tiempo, la Selección de Sampaoli cayó 4-2 y dejó una pobre imagen en Krasnodar. Mas detalles aqui...

Sin Lionel Messi, liberado tras jugar frente a Rusia en Moscú, el objetivo era afianzar la idea, mejorar los cambios de ritmo, avanzar en pequeñas sociedades dentro del campo y evaluar a futbolistas que se juegan su chance de Mundial.

Sin embargo, poco de eso se dio en el moderno Stadion Krasnodar, donde la Selección le ganaba 2-0 a Nigeria pero terminó perdiendo (y sufriendo) 4-2 en su última presentación en la tierra donde el año próximo se vivirá el Mundial y donde perdió su invicto el equipo de Jorge Sampaoli.

Fue, sin dudas, un partido rarísimo que tuvo dos tiempos: el primero lo ganó bien Argentina, pese al descuento del final, pero una ráfaga en el arranque del segundo mostró otra Argentina y otra Nigeria, que se quedó con una victoria inobjetable, arrebatándole el invicto a Sampaoli.

El octavo capítulo del ciclo (victorias ante Brasil, Singapur, Ecuador y Rusia, empates contra Uruguay, Venezuela y Perú) ofrecía cuatro cambios respecto del equipo que ensayó ante el anfitrión de la próxima Copa del Mundo.

Agustín Marchesín no pudo aprovechar su chance en el arco en lugar de Sergio Romero, Ever Banega abrió el marcador pero fue de mayor a menor en el sitio de Matías Kranevitter, Paulo Dybala, reemplazante de Messi, no gravitó y Cristian Pavón (por Salvio) apenas colaboró con la asistencia del segundo gol.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios