Se trata de 10 reuniones sociales no autorizadas en las que debió intervenir la Policía de La Rioja, entre el 01/01 y el 03/01.


La noticia fue confirmada por el Jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo, vía redes sociales. Los acusados podrían tener una pena de 6 meses a 2 años de prisión. Mirá la lista de las fiestas clandestinas

"Hoy presenté en mi carácter de Jefe de Gabinete denuncia penal ante la Justicia Federal de 10 reuniones sociales no autorizadas en el contexto de la pandemia (fiestas clandestinas) en las que intervino la Policía entre el 01/01 y 03/01" publicó Luna en su cuenta de Twitter.

"Estas reuniones sociales fueron atentados contra la salud pública. Por ello constituirían hechos que violan la medidas adoptadas para impedir la propagación de la COVID-19 lo que está penado con 6 meses a 2 años de prisión (Art. 205 del Código Penal)" continuó.

"Los organizadores de estos eventos merecen nuestro repudio porque con fines de lucro ponen en riesgo la delicada situación sanitaria de toda nuestra sociedad" finalizó.

 

LA DENUNCIA FORMAL: