Y es que el calor y los días templados en la capital de La Rioja durarán hasta el próximo jueves 14 de octubre, ya que ese día a la noche se aguarda probabilidad de lluvias y tormentas.

El viernes 15 del corriente la temperatura descendería bruscamente, ubicándose en 20° la máxima.